4 Estilos de vida saludables y sus hábitos

Publicado:
September 28, 2020
Gabriela Suárez

Llevar una dieta equilibrada, realizar actividad física con frecuencia y mantener un estado mental de bienestar...Seguro que ya conoces muy bien los hábitos para lograr una vida saludable pero, ¿sabías que existen distintas formas que pueden definir a una persona sana? Porque sí, con costumbres y rutinas similares, dentro de nuestra sociedad coexisten diversos estilos de llevar una vida sana y que se adaptan al ritmo y gusto de cada persona.


Ante el boom del fitness, el veganismo o el mundo yogui, nos encontramos en un mundo que ofrece un abanico de estilos que, sin caer en los extremos, puede contribuir a lograr un bienestar físico y mental.


Estamos seguros que al final de este artículo te identificarás con algún estilo de vida y si no, ¡te animamos a adoptar el que más se adapte a tus objetivos o metas personales!

Qué es un estilo de vida saludable

¿Has reflexionado alguna vez sobre cómo es tu rutina? ¿Sueles pasar muchas horas sentado frente al ordenador? ¿Eres de los que disfruta llevar una alimentación balanceada, o simplemente comes lo más práctico sin importar su valor nutritivo? ¿Quisieras darle un giro a tus hábitos para lograr una mayor calidad de vida?


Los estilos de vida saludables no son más que un concepto sociológico que se enfoca en el conjunto de actitudes, comportamientos y hábitos que adoptamos las personas para lograr una misión personal positiva en nuestras vidas.


«La buena salud no es algo que podamos comprar. Sin embargo, puede ser una cuenta de ahorros extremadamente valiosa» - Anne Wilson Schaef.


Desde mejorar nuestro estado físico o peso corporal hasta la prevención de enfermedades crónicas, los hábitos saludables son la base para una mejor vida y un mayor desempeño en tu vida académica, profesional, social y personal.

Por qué es importante adoptar buenos hábitos

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares y respiratorias representan las principales causas de mortalidad a nivel mundial en las últimas décadas.


Asimismo, la OMS apunta que, si no promovemos la práctica de hábitos más sanos, para 2030 los problemas de salud mental serán uno de los motivos más relevantes de discapacidad en el mundo, ante unas rutinas cada vez más estresantes a las que nos enfrentamos las personas en nuestro día a día.


Por tanto, la adopción de hábitos saludables va más allá de mejorar nuestro aspecto físico o trabajar en nuestro bienestar mental, sino que se trata de pequeñas prácticas diarias que permitan mantener un estado de salud óptimo y alcanzar una sociedad donde la esperanza de vida en las personas aumente, así como lograr una mayor productividad y bienestar común.


De hecho, según Meagan L. Grega, doctora y cofundadora del grupo Kellyn Foundation, la adopción de rutinas que incluyan una alimentación saludable, la práctica de cualquier tipo de actividad física, el disfrute de descanso y tiempo libre de calidad son la “medicina”, como define Grega, para una buena salud y una mayor calidad de vida.

Estilos de vida saludable y sus hábitos

Por tanto, dependiendo de los hábitos que tenemos y las acciones de nuestro día a día, podemos adoptar distintos estilos que te aportarán un mayor bienestar y felicidad. ¿Te animas a conocerlos? ¡Sigue leyendo!

Con el auge del running y el mundo del fitness, cada vez son más los que se unen al mundo del ejercicio y el bienestar físico. 


No importa si tu meta es completar una carrera, lograr un peso adecuado para tu cuerpo o simplemente, un modo de despejarte del estrés de la rutina, las personas deportistas apuestan por una vida activa y donde el ejercicio físico está presente en su día a día.


Así, la práctica de cualquier tipo de actividad física conlleva a la adopción de otros buenos hábitos, como seguir una alimentación saludable que permita sobrellevar el gasto calórico diario y prevenir posibles problemas de salud. 


Generalmente, las personas físicamente activas tienen un alto consumo de frutas y vegetales, hidratos de carbono de calidad, como el boniato, la avena o los cereales integrales, así como grasas saturadas provenientes de los frutos secos, que además de ofrecer un sinfín de vitaminas y minerales (¡y sin mencionar lo deliciosos que son!), contribuyen a mantener un índice de masa corporal sano.


Por otra parte, el incorporar la práctica de ejercicio físico a lo largo del día te permitirá organizar tu rutina de una manera mucho más productiva. 


No importa si prefieres entrenar por la mañana, tarde o noche, dedicar al menos 30 minutos diarios te ayudará a priorizar tus tareas y cumplirlas en el plazo que te propongas, sin mencionar los beneficios mentales que te trae este estilo de vida saludable, como una mayor autoestima, positividad y en general, bienestar.


«Cuida tu cuerpo. Es el único lugar donde tienes para vivir» - Jim Rohn.


Esta forma de vida además te ayudará a evitar el sedentarismo, lograr un peso normal y dejar a un lado malos hábitos como el tabaquismo o el consumo de alcohol, ya que conllevan a factores de riesgos en nuestra salud y rendimiento físico.


¡Y no lo olvides! Bebe abundante agua durante el día para reponer los nutrientes que solemos perder durante una intensa sesión de ejercicio. 


¿No sabes cuántos litros de agua son necesarios para permanecer saludable? Dependerá de muchos factores como la transpiración, deposiciones, alimentación e incluso el clima en el que vivas, pero lo recomendable es entre dos o tres litros para un adulto promedio.


Entonces, ¿te animas a ponerte las zapatillas y comenzar a subir las pulsaciones de tu corazón por una mejor salud?

Quizás tu pasión no esté en el deporte, sino en la cocina. Hoy en día existen diferentes filosofías o estilos de alimentación que forman parte de los hábitos de vida saludable. ¡Toma nota y conoce algunos de los tipos nutrición más conocidos!

1. Vegetariano

Es uno de los estilos más conocidos, y se enfoca en un tipo de alimentación que busca disminuir parcial o totalmente el consumo de alimentos de origen animal, específicamente de carne o pescado, pero que incluyen en su dieta otros derivados como huevos, leche o miel. 

2. Vegano 

Puede considerarse una variación del vegetarianismo un poco más estricta, ya que las personas veganas no toman ningún tipo de alimento animal ni sus derivados.  


Más allá de mantener un buen estado de salud, los veganos adoptan este tipo de alimentación por razones éticas o por la preservación del medio ambiente.

3. Flexitarianismo

Como su nombre indica, es un tipo de alimentación más flexible, que tiene como base el consumo de frutas y vegetales. Procura evitar el consumo de productos animales, pero no se priva de ello cuando sale a un restaurante o una comida familiar o de amigos.


Y es que, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el consumo excesivo de carnes rojas o procesadas puede llevar a un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas, afectar nuestra presión arterial o peso corporal.


«Hay que comer para vivir, no vivir para comer» - Jean-Baptiste Poquelin.


Es importante que antes de adoptar alguno de estos estilos de alimentación, consultes con tu médico nutricionista qué tipo de alimentación puedes adoptar de acuerdo a las necesidades de tu cuerpo.


Y es que la adopción de hábitos de alimentación saludables no debe enfocarse únicamente en perder peso u obtener un índice de masa corporal bajo en grasa. Se trata de que a lo largo del día tu cuerpo tenga energía suficiente para hacer frente a tu rutina, manteniendo una dieta equilibrada que te permita tener un buen estado físico y de salud.


¿Te animas a adoptar una nueva forma de preparar platos deliciosos y nutritivos? Rainbownourishments, Full of plants o Minimalist Baker son algunas de las muchísimas cuentas en redes sociales que puedes revisar para inspirarte y convertirte en todo un experto culinario.

Dentro de los hábitos de vida saludable, es importante prestar mucha atención a nuestra salud mental. Prevenir factores de riesgo como el estrés, la ansiedad y la depresión pueden ayudarte a promover una vida sana.


La adopción de una vida más espiritual no significa necesariamente volverte un experto yogui o de la meditación, sino incluir pequeños ejercicios de respiración o cualquier otra actividad que te permita pasar tiempo contigo mismo y contribuir en el equilibrio físico y mental.


De hecho, además de sus beneficios espirituales, la práctica del yoga es una de las actividades físicas que benefician a tu cuerpo y mente, ya que contribuye a mejorar nuestra respiración, reforzar el sistema inmunológico, disminuir la presión arterial, aumentar la flexibilidad, fortalecer nuestros músculos y huesos, y especialmente, mejorar los sentimientos de energía y autoestima ante la sensación de autocontrol.


«Pero, ¿y si no tengo tiempo ni dinero para apuntarme a clases?». ¡No pasa nada! Esa, de hecho, es una de las grandes ventajas del yoga. Lo puedes practicar donde y como sea. Con sólo revisar tu teléfono podrás encontrar las mejores apps para descubrir todas las āsanas o posturas corporales que ofrece esta práctica.


Por otra parte, dentro de los hábitos de las personas espirituales podemos encontrar el mindfulness, una técnica que se ha hecho muy popular en los últimos años, y que se enfoca en prestar atención a nuestro interior, promoviendo la compasión y aceptación personal. 


Asimismo, este método puede ayudarte a gestionar emociones, actitudes y pensamientos que contribuyen a la adopción de filosofías minimalistas y en general, a una mayor calidad de vida.


¡Anímate a descubrir tu lado zen y lograr el equilibrio espiritual!

Dentro de los estilos de vida saludables no podíamos dejar a un lado a aquellas personas que buscan la motivación y superación personal.


Los coachs o motivadores, son aquellas personas que buscan mejorar sus vidas a través de la inteligencia emocional, capaces de identificar y gestionar sus emociones positivas y negativas de una manera realista y optimista.


De hecho, para este tipo de personas es muy importante mantenerse ocupados en su día a día. Procuran disfrutar de sus trabajos, estudios sin dejar a un lado hobbies o relaciones personales.


Asimismo, están en constante desarrollo de sus habilidades mentales, acompañando sus rutinas con ejercicio físico, una alimentación balanceada, un sueño de calidad y además la promoción de pensamientos positivos en sus vidas.

¿Cómo descubrir qué tipos de hábitos quieres adoptar?

Por tanto, la adopción de estos estilos dependerá, como ya mencionamos, de las metas y formas en las que quieras vivir tu día. 


¿Quieres dejar a un lado el sedentarismo y activar tu cuerpo? ¡Apunta por el deporte! ¿O quizás, buscar la paz interna? ¡El mundo espiritual es para ti!


No obstante, lo que te recomendamos es tratar de incluir los pequeños hábitos de cada estilo e incorporarlos a lo largo de tu día. Te aseguramos que te ayudará a alcanzar todo lo que te propongas, mejorar tu salud y sacarle el máximo provecho a tu rutina.


Y tú, ¿ya sabes cuál es tu estilo de vida ideal?

Comienza tu programa de crecimiento personal

Test de Evaluación
Gabriela Suárez
Autor:
Gabriela Suárez

Licenciada en Relaciones Internacionales en la Universidad Europea de Madrid. Comunicativa, analítica y apasionada por las grandes iniciativas. Con muchas razones para ser feliz, pero sin duda, correr es mi favorita.

Otros artículos sugeridos