6 Hábitos saludables para cuidar el cuerpo

Publicado:
August 19, 2020
Gabriela Suárez

En los últimos años, el boom del fitness, las dietas detox y las nuevas tendencias para llevar un estilo de vida más sano han despertado una comunidad de seguidores, detractores y escépticos.

Y es que a todo esto surge la pregunta, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de estar sanos? De acuerdo a la OMS (Organización Mundial de la Salud), es el estado de bienestar físico, mental y social, y no solamente a la ausencia de enfermedades o dolencias.

Por tanto, el cuidado del cuerpo va más allá de lograr un peso adecuado o verse bien frente al espejo. Se trata de mantener nuestra salud mental, calidad de vida y en general, el seguimiento de hábitos que nos ayuden a llevar una vida sana, cambiando los malos hábitos por otros que beneficien nuestro bienestar general. 

¿Difícil? Un poco. ¿Imposible? ¡Nunca! Toma nota de estas recomendaciones para adoptar buenos hábitos para tu cuerpo.

1. Sigue una dieta equilibrada y variada

Como dice el refrán, “quien come con cordura, por su salud procura”, y es que una alimentación saludable conlleva a un mayor bienestar físico y mental.

A pesar de que la alimentación varía en función de cada cuerpo humano, de acuerdo a la OMS, la composición de una dieta saludable y diversificada debe  estar en equilibrio con el gasto energético que tengamos, dependiendo también de la persona (su género, edad, contextura), sus preferencias, disponibilidad de alimentos, contexto cultural, entre otros. 

No obstante, es importante que dentro de nuestro estilo de vida saludable busquemos reducir el consumo de alimentos procesados e incluir ingredientes más naturales y de mejor calidad, como frutas y hortalizas, legumbres o frutos secos. 

¿Necesitas inspiración para empezar a comer sano? En Internet tendrás un sinfín de recetas que harán de la cocina tu nuevo hobby, y donde aprenderás platos variados y nutritivos.

Con estos nuevos hábitos, no sólo lograrás un peso adecuado, sino que evitarás enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades cardíacas, la obesidad o desnutrición.

2. ¡Mantente activo!

Dentro de todo estilo de vida saludable también es fundamental incluir algún tipo de actividad física que se pueda realizar durante al menos 30 minutos al día, ya que de esta forma se contribuye a un mayor bienestar físico y a una buena salud, mejorando directamente nuestra calidad de vida.


Hoy en día estamos acostumbrados a pasar largas horas sentados frente a nuestros escritorios, lo que a largo plazo puede formar parte de nuestros malos hábitos y  conllevar a un deterioro en nuestra salud y estado de ánimo. 


¿Sientes que no tienes tiempo para realizar algún ejercicio físico? ¿Qué te parece cambiar el ascensor por las escaleras? ¿O bajarte unas paradas antes para ir caminando hasta tu trabajo? Son pequeños buenos hábitos que juntos te ayudarán a llevar una vida más saludable.


Y es que realizar algún tipo de actividad física con solo unos minutos de ejercicio al día tiene, entre sus beneficios, aumentar la resistencia, mantener los músculos y huesos sanos y en general, mejorar la sensación de bienestar.


¿Y si es al aire libre? ¡Mucho mejor! Te ayudará a reforzar el sistema inmunológico y a disfrutar del entorno y la naturaleza. Eso sí, no olvides la hidratación y protección solar, sobre todo en los días de mucho calor.

3. Protégete del Sol

Precisamente, ¿quién no disfruta de un buen día en la playa? ¿O realizar actividades físicas, como yoga o senderismo, en un día soleado? 


Recibir una dosis de sol al día forma parte de los hábitos saludables que podemos adoptar, ya que ayuda, entre otras cosas, a reducir la presión en sangre, fortalecer la salud de nuestros dientes y huesos, e incluso a regular la falta de sueño y mejorar nuestro estado de ánimo.  


No obstante, la exposición excesiva puede llegar a ser contraproducente para nuestro organismo, por lo que es importante evitar salir o realizar algún ejercicio físico al aire libre en las horas centrales del día, aplicar protección solar constantemente para prevenir enfermedades en la piel y mantenernos siempre hidratados.

4. Hidrátate

De hecho, como parte de los buenos hábitos, la hidratación, aunque a veces nos olvidemos de ella, juega un papel clave dentro de una vida saludable, ya que cada célula del cuerpo humano necesita de agua para funcionar. En general, se recomienda beber aproximadamente dos litros de agua al día para mantenernos lo suficientemente hidratados durante el día, aunque esto pueda variar dependiendo de las necesidades de cada persona.


De hecho, el no tomar suficiente agua puede conllevar a un desequilibrio en nuestro organismo que puede acabar en aumento de peso, problemas de piel, fatiga o estreñimiento. La mejor forma de evitar esto es con tres sencillos consejos que puedes aplicar en tu día a día:


  • Bebe agua: aunque suene redundante, el agua suele ser la forma más eficaz y económica de hidratarse. Si te cansas de beber agua, puedes alternarlo con té, zumos o lácteos.
  • Incluye más frutas y verduras en tu alimentación: a diferencia de los alimentos procesados, productos como el melón, la naranja, la lechuga o la sandía, pueden ser grandes aliados en la hidratación.
  • Evita las bebidas alcohólicas y el exceso de cafeína: ya que como diuréticos contribuyen a una rápida eliminación de líquidos en nuestro cuerpo.


Y si eres de los que nunca sabe cuándo ni cuánta agua beber, aplicaciones como Aqua Alarma, o Water Your Body te ayudarán a mantenerte hidratado en tu día a día.

5. Dulces sueños

Además de ser un placer, dormir es una de las mejores píldoras de buenos hábitos en nuestras vidas. Junto con la actividad física y una alimentación balanceada, una buena dosis de sueño trae grandes beneficios a nuestro cuerpo y calidad de vida.

¿Y cuánto debemos dormir? Eso dependerá de cada persona, aunque la cantidad recomendada de horas diarias para jóvenes y adultos oscila entre siete u ocho. Además, puedes comenzar a incluir en tu rutina las cada vez más conocidas power naps o “siestas de poder” que te ayudarán a recargar las baterías y tener un mayor rendimiento en tu día.

6. Mente sana, cuerpo feliz

Como un coche, nuestro cuerpo tiene que estar bien por dentro para poder arrancar y funcionar. Por tanto, el cuidado de la salud mental es primordial para lograr una vida sana. 


Cuida el exterior tanto como el interior, porque todo es uno - Buddha


Puede que quizás sea un proceso largo y de retrocesos, pero aprender a reconocer y hacer seguimiento de nuestros hábitos personales puede marcar una gran diferencia para lograr una mejor calidad en nuestras vidas. ¿Aún no sabes cómo lograr una mente sana? Estos sencillos trucos te ayudarán:


  • Mantente activo física y mentalmente: ambos son excelentes aliados para una buena salud general. Un par de minutos de ejercicio físico te ayudará a liberar la tensión y el estrés, mientras que un buen libro despertará tu creatividad y bienestar mental.
  • Socializa: conocer y compartir tu experiencia con otras personas puede ayudarte a gestionar y exteriorizar tus emociones.
  • Enfrenta las adversidades: en un mundo cada vez más agitado, es normal sentir que el estrés y la ansiedad se vuelven parte de nuestras vidas. No tengas miedo de aprender a enfrentar tus problemas y buscar ayuda cuando lo necesites.


Y es que nunca es tarde para darle un giro a nuestras rutinas y contribuir al bienestar de nuestro cuerpo y mente. Al final, sólo nosotros podemos descubrir lo que realmente nos hace bien y qué hábitos saludables podemos adoptar para en nuestro día a día


Además, hoy en día contamos con muchísimas herramientas que nos permiten hacer seguimiento de nuestros avances y retrocesos a lo largo de todo el proceso. Sin embargo, no hay logro más gratificante que dar el paso inicial por una vida saludable. 


Y tú, ¿Te animas a darle un cambio a tu rutina?

Comienza tu programa de crecimiento personal

Test de Evaluación
Gabriela Suárez
Autor:
Gabriela Suárez

Licenciada en Relaciones Internacionales en la Universidad Europea de Madrid. Comunicativa, analítica y apasionada por las grandes iniciativas. Con muchas razones para ser feliz, pero sin duda, correr es mi favorita.

Otros artículos sugeridos